Envíos GRATIS en compras mayores a $600.

Crea tu rinconcito especial para meditar

Si leíste nuestro artículo de la mañana milagrosa, sabrás que somos fan de la meditación. Meditar es una práctica ancestral espiritual, que sigue vigente hoy más que nunca. Hasta la ciencia nos recomienda la meditación y varios estudios han revelado los muchos beneficios que esta práctica nos da: ganar perspectiva en situaciones difíciles, desarrollar habilidades para manejar el estrés, aumento de la autoconciencia, enfocarnos en el presente y muchos muchos otros.

Existe un sin fin de maneras para realizar esta práctica pero no ahondaremos en ello. Hoy te queremos contar algunas recomendaciones para armar un rinconcito especial para meditar y que le saques todo el jugo a esta increíble práctica.

El espacio ideal



Lo primero que necesitas es escoger el lugar. No tiene que ser una habitación completa, una esquinita bastará. Asegútrate que sea un lugar cálido donde puedas tener privacidad y que de preferencia no esté muy cerca del ruido externo. Ya que definiste el espacio, es momento de ambientarlo y para esto hay que asegurarnos de que transmita la mejor de las vibras y que sea un lugar donde te sientas bien.

 


Alimenta tus sentidos


Parte de la meditación y relajación, es vivir el presente y estar consciente. Para esto, es ideal agregar cosas que puedan alimentar tus 5 sentidos:

Imagen animada de el palo santo quemandose.


  • Tacto. La piel es el órgano más grande del cuerpo y por lo tanto, hay miles de formas de estimular el tacto que se percibe a través de ella. Ya sea que agregues objetos texturizados que puedas tocar durante la práctica o que te pongas una cobija en los hombros para sentir su textura. ¡Siéntete libre de escoger lo que más se te antoje!

  • Gusto. La idea no es que medites mientras disfrutas una hamburguesa con 3 carnes y doble queso, pero si un vaso de agua o té, te permitirá estimular este sentido sin interrumpir o afectar tu práctica. Llena tu taza favorita con la infusión que más se te antoje y coloca en tu espacio de meditación y verás como te puede ayudar en tu sesión de mindfulness.

  • Vista. Coloca cualquier objeto que te sea visualmente placentero y calmante. Puede ser una figurilla o es cultura, una planta (o varias) o una pintura, de esas que te absorben por completo al verlas.
    • Audio. Una bocina pequeña bastará para que pongas música meditativa, sesiones de cuencos tibetanos, binaural beats o cualquier otro tipo de sonido que te ayude a entrar más profundo en la meditación. Si eres músico de corazón, puedes usar tu ukelele, tambores o cualquier otro instrumento.

    Colchón, cojín o silla


    En realidad puedes usar cualquier cosa. Si te gusta meditar acostado, un tapete de yoga es ideal (¡aunque te puedes quedar dormido!). Si te gusta meditar sentado te recomendamos un cojín un poco elevado como el Maria Cushion de Zaavia para que te de soporte en la espalda baja y puedas mantener la columna recta. Si prefieres, también puedes meditar en una silla, solo asegúrate que sea ergonómica y que vaya con el look & feel del espacio que estás construyendo.


    Agrega elementos de la naturaleza


    Las plantas nos dan mucho grounding y sensación de paz, incorporar a estos seres vivos le puede dar un significado mayor al espacio. Te recomendamos un terrario Lillipot o una maceta Robert Zen para un espacio tranquilo. Además, puedes ambientar con otros elementos naturales como piedras, arena, lo que sea pero que tengas un pedacito de la naturaleza dentro de tu espacio zen.



    Objetos meaningful



    Los humanos tendemos a encontrar significados profundos en algunos de los objetos que tenemos y éstos, los atesoramos mucho. Estos elementos pueden traer vibras positivas si los colocas en tu espacio zen. Pueden ser cristales, cuarzos o cosas que colecciones, hasta regalos de personas que significan mucho para ti. Es muy personal, toma los objetos que más significado positivo tengan para ti y colócalos en tu charola Ig que estará siempre en tu rincón. Puedes ir agregando y quitando cosas a tu gusto, recuerda que todo cambia y eso está bien. Haz un pequeño altar con una mesita o silla auxiliar, pon tus objetos, y disfruta cada sesión llena de buenas vibras.

    Si ya leíste hasta acá, pero aún estás escéptico acerca de la meditación, solo tenemos una cosa que decirte: ¡inténtalo! Es una práctica que puede traer muchos cambios positivos en tu vida. Si no sabes bien cómo hacerlo, no te preocupes, no hay un “como”. Te recomendamos descargar alguna app de meditación como headspace o buscar meditaciones guiadas en YouTube para iniciar. 

    Nuestro altar de meditación con vela, quemador de inciensos, terrario Lillipot y plato de concreto tipo terrazzo.


    ¡Cuéntanos en los comentarios como es tu espacio de meditación y qué otras recomendaciones nos darías para hacer el espacio zen perfecto!




    Dejar un comentario

    Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

    Sale

    Unavailable

    Sold Out